Nada más

En mi cuerpo recae el silencio, solo el silencio y nada más
por mis mejillas caen dos lágrimas, dos lagrimas y nada más ya no siento el llorar me fundo en mi dolor, dolor y nada más

y tu nombre se incrustó en mi cuerpo
y cada sílaba es como un nudo en la garganta, como un grito adolorido y los recuerdos de las medias lunas como yo se van marchitando

camino el sendero de aquella última tarde con las yemas de mis dedos
recuerdo el crepúsculo hastío, de aquella última noche donde toque tu boca con mis dedos
he de confesarlo cada alba me levanto soñando con tus besos

porque cada tarde llega todo, lo que ya no quiero
y tu sin buscarte, me encontraste, cuando menos quería, pero a tiempo y nada más fueron tus brazos y nada más aquel encuentro y nada más aquellos besos y nada mas sentir tu aliento

te busco aquí y ya no te encuentro, no se si buscarte quiero
no se si buscarte, vivo en mi desazón de hallarte de recordar esos nimios detalles que para mi son arte

te busco en cada tarde y cada vez que el sol muere
lloro y me ahogo, porque tus manos ya no han de tocar las mías y tus ojos ya no han de mirar los míos  yo nada mas pido que te quedes, un poco nada mas unos últimos millones de besos nada más que media vida vernos y nada más.

Fotografía por Magnus Jorgensen

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *