Jugando a ser Dios!

Sumergido en la inmensa necesidad de no quedarme dormido parpadeo lentamente como si los ojos fueran  toneladas de miedo  concentradas  en sentir absolutamente todo lo que está pasando en mi cuerpo mantengo la respiración en ritmo y atrancó la puerta del cuarto con llave y media luz un bostezo me lleva a sentir cosas que solo son consecuencias y no quiero.

Son consecuencias que prefiero ignorar por qué quizás me asustan , siendo el mediador entre la vida y la realidad con un torbellino de miedos siento que no puedo sentir nada y estoy consiente de de que no lo estoy .

No me atrevo a levantarme de la silla.. tengo miedo  de lo que pueda pasar.

Atrapado entre la piel y la energía desvaneciéndome por dentro cada cinco segundos mordiéndome sin poder sentir nada viendo el tiempo correr mientras vivo la agonía más interesante que jamás podré entender y al mismo tiempo disfruto.

Viviendo la muerte a diario sintiendo el cansancio de mis dientes pelear entre ellos cada noche me despiertan empapado en sudor y frente a mí tres sombras sin nombre ni apellidos burlándose fijamente de mi distracción al confiar sin razón en mi mundo armado.

Jugando a ser dios usando sus entrañas sin decir la verdad desangrándome voy tan rápido que el viento congela el momento  en mi rostro ahogando toda la verdad .

Perdóname por jugar a ser tu Dios!

Fotografía por Patrick Liebach

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *