Hoy deseé ser hombre

Hoy deseé ser hombre y no habló del sentido biológico.

Más bien en el sentido espiritual: quise ser hombre y actuar como caballero cuando vi llorar a mi mejor amiga por un patán.

Quise ser hombre, cuando a mi tía un patán la dejó.

Quise ser hombre, para apoyar a Teresa que quedó embarazada y un patán se alejó.

Quise ser hombre, cuando vi cómo humillaban a mi gran amiga.

Quise ser hombre, para brindarle a Sam ese cariño que tanto le niega su güey y limpiar sus lágrimas.

Quise ser hombre, para tomar la iniciativa de invitar a cenar a mi amiga e ir por ella al trabajo y apoyarla con su miedo de andar sola por la calle.

Quise ser hombre cuando mi papá se alejó de mi madre.

Quise ser hombre para defender a mi vecina.

Quise ser hombre cuando vi sufrir a alguien especial.

Quise ser cuando a Dulce le mintieron aún mirándola a la cara.

Quise ser hombre para brindarles a cada una de ellas el cariño que tanto se merecen, que tanto anhelan, que tanto imaginan, evitar sus lágrimas, evitar que fueran a dormir con el corazón roto, por culpa de un patán que jugó con ellas.

Y tal vez no sea un hombre, pero soy su amiga, y puedo apoyarlas, cuidarlas, y secar sus lágrimas, brindar por sus logros y escuchar sus desahogos.

Fotografía por Ludwig van Borkum

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

3 comentarios

  1. Avatar

    Super bn! Qué lindos pensamientos así se conserva la lectura ojalá pronto estemos con el libro en mano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *