Hay detalles de un hospital que preferiría no conocer

Hay particularidades muy especificas que solo podría atribuirle a un hospital.

El aire prolijo y que de tan limpio, crea un silencio sofocante que impregna todo tu ser. Un aire que mezclado con el aire del clima, crean el silbido más sutil y tenebroso para todo ser. Sonidos y pitidos ensordecedores, de máquinas que para un niño parecen salidas del espacio – y que más que fascinantes, aterran a los grandes -.

Quisiera poder decir que estos son detalles que yo no conocí hasta muy tarde en mi vida. Quisiera poder decir que algunos no los conozco aún. Sin embargo mentiría.

A mis dos años esas máquinas aterradoras tomaron posesion de mi cuerpo para permitirle quedarse aquí más tiempo. Y a mis 7 años, ese silencio sofocante me abrumó de tal manera, que mi madre – que era quien en ese momento dependía de esos pitidos sórdidos – tuvo que aún así reconfortarme de alguna manera.

Por cosas de la vida, aprendí a recordar y reconocer esos detalles, esas particularidades que muchos no quisieramos entender. A tal punto que a mis 21 años, con una sola llamada y sin necesidad de una sola palabra, pude adivinar que mi madre estaba de vuelta en ese mismo silencio que tanto marcó mi niñez.

Y como si me hubieran arrastrado a una máquina del tiempo, volví a tener 7 años, solo que esta vez, un océano entero me separaba de ella.

Fotografía por Esben Bog-Jensen

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Sección: Inside
Sathya

Soy fotógrafa y psicóloga, lo cual crea un enfoque ligado a la psicología en mi trabajo fotográfico. Retratos íntimos y editoriales con temas de salud mental. De igual modo escribo poesía que complemente con mi fotografía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *