| Ecos |

Desperté.

En medio de una realidad paralela.

Y pude escuchar los pesares de una ciudad triste. 

Replicando un eco impertinente,

                                                  imperceptible,

                                                                que contaba la profundidad de los días.

Los fantasmas acechaban, 

                                        auguraban,

                                                        y percibían sin tapujos el encierro inminente.

Con recuerdos ambiguos y las calles vacías,

las emociones se fraccionaban entre rincones atolondrados,

                                                                                          emancipados, 

                                                                                                      desapercibidos.

                                                                                           Dejándose.

                                                                                              Caer.

Fotografía por Eduardo Pedro Oliveira

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *