Autoayuda 101

21 abril, 2020

A veces me pregunto ¿que aprendí de mis peores días? Aquellos que ya parecen lejanos en el tiempo pero si me esfuerzo por recordar es como si hubieran ocurrido todos juntos hace un minuto y fueran bombas que explotaran con la misma intensidad una detrás de otra.
Como salí de ahí fue una cuestión de tiempo, pero tal vez la noción que no habría una mano extendida, esperando por sostenerme a cada paso fue lo que me permitió empezar de nuevo, es como caminar sobre una soga sin protección alguna, solo yo y el abismo, con el paso del tiempo uno comienza a rumear en el bienestar como algo lejano que de repente se aparece en tu puerta y a lo que le decís que probablemente te cueste mucho entenderlo y aceptarlo.
Las utopías irrealizables a nivel personal siempre son engañosas y por eso son peligrosas, no podes ahogarlas con alcohol o drogas y nunca te das cuenta pero siempre las estas alimentando.
Y no voy a empezar con la aceptación personal porque aun la encuentro muy distante, en la proximidad solo tengo estos días de cuarentena de los cuales algunos son mejores que otros pero me agrada, me agrada esto, todo esta mas o menos ok.
No deberíamos guardar todos nuestros sueños en pequeñas cajas de cristal. A veces esta bien exponernos a la realidad que no todos los días en California son soleados, que la chica mas linda de la escuela quizás ya no sea tan linda, que nadie te enseño como ser un adulto y ahora extrañas a tus padres todos los dias pero no se lo decís a nadie porque sos grande y te da verguenza y que esta bien tener una opinión pero no que la opinión te tenga.
Por lo menos hasta los 60 no estas calificado para temerle a la muerte pero en el interin estas calificado para no tenerle miedo, aprovecha eso y usalo a tu favor, divertite, y ya que estoy rumiando en esa mierda de la autoayuda, comete un puto sandwich de milanesa, esa mierda es genial, cualquier dia es un buen dia para comer uno. Solo divertite y si no podes adopta un perro o un gato. Ah y tambien escribí, los sandwiches, los animalitos y la escritura no garantizan la felicidad pero si una vida un poco mas bonancible.
Por ultimo, no hay una raison d’etre universal, en la medida de lo posible trata de no pensar en eso, es una perdida de tiempo.

Fotografía por Eduardo Pedro Oliveira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *