Autor: Clara Quevedo

sin título

4 septiembre, 2021

Ser mar contenido en la espuma de tu pecho se deshace rápido, el viento la toca,   se esfuma. Marea alta, siempre te dije, en el mío el mar nunca está tranquilo. La brisa deja de venir a menos que saques la cabeza.     Tomar aire. Y flota en el mar, en mi pecho.