Arde

Déjame esconderme en tu piel.
Afuera hace calor pero es invierno en todos los lugares en donde no estás conmigo.

Gritar fuerte.
Vernos bien. Parar el tiempo.

Emociones, sensaciones y palabras que me remiten a ti. A lo que eramos.

Los viernes en la noche y los domingos en la mañana que me sabían a verdad.

Entre gritos y reclamos de enojo es imposible escuchar lo que en juicio se siente.

Pensé que teníamos lo que queríamos.

No te conozco. Ni a ti ni a mi ni a la vida.
Ya no.

Las cadenas se deshacen y se transparentan las heridas.

Aceptaría toda la culpa.
Una y otra y otra vez.

Me mataría una y mil veces, al igual que volverme loca por salvar lo que tu ya has sentenciado como perdido.

Fotografía por dirtyharrry

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *