Anemia colectiva

Cuánto me entristece ver cómo las penas y los temores te han ido consumiendo.

Te has adjudicado situaciones, ideas y emociones que no te pertenecen.

El ocio está agotando la voluntad que aún no te había sido arrebatada.

Aún cada tanto, el fuego en tus ojos se enciende.

Anhelo atizarlo para que tu flama siga ardiendo…

…hasta el final.

Fotografía: Aëla Labbé

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.