3:13

Son las 3:13 de la madrugada.

No puedo dormir, no se si sea el insomnio o un mundo de recuerdos.

No puedo escuchar música, me inquieta, me altera, me hunde más, por eso…

Escuchar historias de terror se ha vuelto mi pasatiempo preferido, tal vez sea porque me identificó con ellas, me siento como un fantasma, vagando sin rumbo fijo sin encontrar un descanso.

Perder mi tiempo en Facebook tampoco me ayuda mucho y menos en Twitter, ese pajarito azul me rompe más la madre, buscó distracciones, busco amigos que me hagan reír, aprovecho la re aparición de mi ex para así tratar de olvidar todo, no encuentro consuelo en nada.

Habló con los «pacientes» de Insifo y no responden nada.

Platicó con Larkin y al parecer me entiende, pero al ser sólo un perro, me responde a lengüetazos en la cara y entiendo que así me demuestra su apoyo y su amor.

Encuentro videos de «superación personal» y siento que son una mierda, porque al decir que tienes que superar, olvidar, etc. Porque esa persona fue «tóxica» : analizó mi situación y no todo es así, a veces las situaciones nos sobre pasan y es por ello que no se pude continuar.

Me muerdo el dedo para no escribirte, para no llamarte, tengo que recuperar mi cordura, mi postura, recuperar esa ; Fer que no busca, que no insiste, que se aleja.

Esa Fer que continúa sin mirar atrás, sobre todo esa Fer que olvida.

Me alejó para ver mejor, es hora de enfrentarlo… Ya no hay vuelta atrás-Siddhartha

Y al son de la madruga y poniendo en práctica mi poco catecismo : Te deseo lo mejor, que Dios te  bendiga.

Fotografía por Santo

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *