02/07/1957-MADRE

Él quiso quemarme.
Me alejó de mi familia.
Desde ese momento, no tuve ninguna paz.
Todo pasó tan rápido que no me di cuenta del cómo llegué aquí.

Forcejeamos, me pegó.
Y yo ya no me defendí.

En mi interior, una voz decía ‘mátame’.
De un momento a otro, me fui.

Él estaba cerca de mí, moviendo su boca, yo creo que estaba gritándome.
Me sacudió, pero la calma me invadió y cedí.

Un día preguntaron por mí y,
como no me encontraron,
salieron a buscarme,
pero no se esmeraron mucho.

Me llevaron a tirar.
Me echaron a la calle.
Yo no me gané la calle.

Ahora soy esa voz
que vive entre los ecos de los seres humanos.

Fotografía por Stanley Bloom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *