Paraíso artificial (I)

6 julio, 2021

Se me ocurre un juego;

contar hasta tres,

pensar una pregunta

que no hayamos hecho,

algo que en el fondo

nunca quisimos saber

del otro.

Ignorar las advertencias

de la noche,

hablar en voz baja

de cosas que no sabíamos

que eran secretos.

Quedarnos en el piso

con el brillo todavía en las manos

mientras dices:

tu piel se parece al vidrio

que desgastaron las olas,

algún día voy a dibujarte,

y a mí se me juntan las palabras

en los ojos.

Luego dormir

antes de que se me ocurra otra cosa:

volver a los lugares

donde nunca terminé

de conocerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *