Lucy y el café con azúcar

Lucy ha aprendido ha aceptar las cosas que no le gustan,
pero le gustaría que le gustaran.

– Me gustaría que me gustara el café sin azúcar, Henry,
pero no me gusta.

Le gustaría que le gustara ser más activa, Henry,
pero no le gusta.

– Me gustaría que me gustara estar con gente todo el tiempo, Henry,
pero no me gusta.

Le gustaría que le gustara hablar por teléfono, Henry,
pero no le gusta.

– ¿Por qué te gustaría que te gustaran esas cosas, Lucy?

– Porque forman parte de la idea de la persona que me gustaría ser, Henry,
pero no soy. 

Fotografía por Martin Canova

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *