Lección

30 noviembre, 2020

Miércoles 25 de Noviembre de 2020, recibí una gran lección, una lección madura, inteligente y razonable.

Todo este tiempo he pensado que mi vida es como una película «bizarra» de los años 90’s con toques dramáticos y chistes sin sentido, vagando como un fantasma por las calles de la gran ciudad, a veces acompañada otras veces no tanto, descubriendo lugares, personas y encontrando a cada personaje… Si bien es cierto que uno es el propio guionista de su vida, hay que darle a cada secuencia un buen final, un magestuoso final!

Esa película que su trama se basa en el amor y el drama que esté conlleva, mi lección aprendida a esta escena fue… El… Por qué nos aferramos a la idea de que a huevo tenemos que ser nosotros el que este con alguien, debemos aceptar que a veces no somos lo que esa persona busca o lo que creía que buscaba, por que interponer el ego antes que todo?

Si amaste tanto a una persona, es momento de demostrarlo y aceptar que la felicidad que siempre quisiste para el/ ella no estaba contigo, es momento de buscar su propio camino o destino, si por algún motivo sus caminos se vuelven a encontrar, es posible que tal vez sólo necesitaban pruebas y si no  se da en hora buena! Aprendieron a amar distinto.

Duele y pega en el ego y el orgullo, pero al final lo único buena de esta vida es haber amado.

Fotografía por Michael Gershtein

por

La rara de la clase, fiel creyente del amor bonito. Futura criminóloga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *