el sexo ya no llena

No quiero hablar de la que edad me ha traído acá porque no tengo ni un cuarto de vida para ponerme del lado de los experimentados, tal vez todo tenga más credibilidad si digo que sì he llegado aquí es por tanto aventón que me obligo a dar.

El otro día estaba por ahí libre, sin responsabilidades y con una gran noche por delante. A dos minutos de tener sexo después de haber probado cosas que no imaginaba me pasarían ahora. A dos minutos de regresar a lo que creía clave en lo que me hace ser quien soy, ya no quise.

Algo se bloqueó en mi como cuando encuentras un cabello en tu comida y el apetito no regresa en horas, parecido un poco a cuando me excedía en un tipo de alcohol y en unas semanas solo el olor me daba unas nauseas que me hacían perder el suelo.

No sé cuándo pasó que mi cuerpo se cansó, como cuando ves muchos episodios de tu serie favorita y de alguna manera se acaba transformando en algo de lo que necesitas darte un break por el bochorno.

Supongo que me cayo en cuenta cuando mi nutriologa me recomendo no hacerme el licuado matutino con los mismos ingredientes todas las mañanas porque el estómago por eso genera sensibilidad y rechazo.

Me cansé del sexo a medias, con el que se siente un gladiador pero acaba dando un perfomance de jugador en mundial, ridiculo. Me llené a más de la cuenta en los cumplidos vacíos motivacionales como si eso se necesitará para hacer una buena paja. Me excedí de los niños que piensan no más que en su placer y se agotan cuando una apenas va calentando los motores.

Por supuesto que tuve cosas buenas, el amor en el sexo es una de las cosas más puras e idiotas a la vez. También me tocaron algunos otros caballeros que me enseñaron que es dar el máximo y como no siempre ser una señorita te transporta a lugares en el placer que no se cuentan en las películas.

Pero aunque tuve de todo ya no es lo que me llena, ya no quiero ir por ahí entregando solo por entregar, al final que para entregas rápidas hay por ahí muchas personas enredadas en el placer. Soy esa aguafiestas que le quiere ver el lado políticamente correcto a las canciones reggaeton y eso no existe. Al perreo lo disfrutas solo así, lo bailas solo así; pero ya estoy en la parte en la que me pongo a analizar las canciones y eso te da un bajón tan profundo que acabas en las sillas de la esquina tomando cerveza caliente mientras esperas que tu roomie se acabe de besar con el niño que sabes que ocasionará que en unas semanas subas unos dos kilos mientras la consuelas comiendo helado por que la dejó.

Quien sabe, igual regresa algún día sin avisar y me da mas antojo que nada. No me preocupa eso tanto como saber con qué carajos voy a llenar los espacios que el sexo me ayudaba a llenar.

Ahora que el sexo ya no llena me obliga a empezar a probar otras cosas, para ver si se siente el rush de antes como cuando pruebas el dulce azucarado después de meses de dieta estricta.

Cuando te jodes de sexo –

no se de que me voy a  llenar.

Fotografía por Nastya Pestrikova

Laarfs

Veo vídeos del país en donde voy a vivir. Canto Joan Sebastian mientras bailo como Nathy Peluso y tomo como Jenni Rivera. Cuando estoy aburrida escogo a alguien del lugar en el que este para imaginarme como me lo ligaría y trato de adivinar que tan bueno es en la cama.