Amor mío

Me ves, pero no me miras,

sufro tu cruel desprecio

pero no es tu culpa amor mío,

es la mía por ser una cobarde

y solo conformarme con mirarte.

No sé por cuánto tiempo

pueda aguantar mi corazón enamorado.

Quizá te confiese mi amor

mañana, la próxima semana,

en la primavera, en el otoño

o tal vez el siguiente año.

Y es que mi valor es aplastado

por el miedo de tu rechazo,

no quiero que las lagrimas

transiten tan pronto por mis mejillas.

Por eso amor mío, cierro los ojos

para imaginarme una vida a tu lado,

donde el miedo es remplazado

con tu amor dorado.

He decidido guardar mis sentimientos

y esperarte con gran anhelo

como los fieles enamorados.

Fotografía por Michele Vittori

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *