Adiós máquina de escribir, hola computadora

En la antigua versión de mi acta de nacimiento, escrita en máquina de escribir, aparecen detalles que me agradan:

  • La hora en que nací:

Dese hace unos años empecé a escribir acerca de mis cumpleaños, especificando el lugar en que estaba y que actividad estaba haciendo en la hora exacta de mi nacimiento. Por ejemplo, cuando cumplí 29 años estaba en la sala de mi casa con una gripa infernal mientras veía el documental «I call him Morgan», en el momento donde empieza a contar la esposa como mató al músico (Primer cumpleaños celebrado junto a Netflix). En otros cumpleaños iba caminando en el Centro Histórico mientras andaba de «shopping» o estaba en el gimnasio haciendo mi rutina para tonificar brazo y espalda…

  • La ocupación de mis padres:

Sus ocupaciones eran Administrador y Secretaria, cuando yo nací.

Siempre he sentido envidia de la facilidad que se le da a mi padre de vender, para él es algo natural y esta presente incluso en sus días de descanso; él vio la película «The wolf of Wall Street» primero que yo y cuando la vimos juntos, me dijo: «Pon atención en esto». Era la escena en que Jordan le pide a Brad que le venda una pluma.

Mi madre era muy buena en mecanografía y taquigrafía, me encantaba ver sus anotaciones cuando hablaba por teléfono con sus clientes del trabajo o cuando hacia la lista del super, esos símbolos extraños eran cautivadores para mí,  me causaba gracia que unos dibujitos representaran muchas palabras. Y cuando escribía en su máquina de escribir o en el teclado de la computadora, me encanta escuchar el sonido fuerte que hacia al momento de presionar las teclas y ver la velocidad de sus dedos. Algo que hasta el día de hoy, yo no he logrado.

  • La nacionalidad de mis abuelos maternos y paternos:

Soy orgullosa de ser mexicana, el lenguaje es muy amplio y hay palabras muy hermosas y divertidas; la comida es riquísima, la cultura es enorme y ser parte de una familia mexicana es una gozadera.

  • La sección de testigos (sus nombres, nacionalidad, domicilio y edad):

¿Quienes eran esas personas, por que estaban ahí, eran extraños o conocían a mis padres, como se conocieron, vivían cerca o lejos?

Algo que también me agrada de esta sección es que uno de los testigos vivía en una calle llamada «Rembrandt» y ver el nombre del gran pintor en mi acta de nacimiento es algo lindo.

  • Las firmas de mis padres:

La letra de mi madre era grande, con mayúsculas y minúsculas, trazo fuerte y elegante. Su firma tenía varios movimientos que hacía que su mano se viera con clase mientras la trazaba.

La letra de mi padre es moderna, pequeña y con puras mayúsculas. Su firma simplemente se ve cool y su forma no es muy común.

  • Mi huella digital:

Causa gracia ver lo pequeño que era mi dedo.

 

En la nueva versión del acta de nacimiento, escrita en computadora, no aparecen los datos mencionados anteriormente.  Se que es para simplificar y/o modernizar, pero a mí me agrada más la antigua versión, sobre todo si tienes una manía con los detalles como yo, cuando la veo me acuerdo de varias anécdotas y me hacen sonreír. Pero cuando veo la nueva versión, lo único que se me viene a la mente es cuantas copias tengo que sacarle para el tramite que tengo que realizar y si tienen que ser a tamaño carta u oficio.

Fotografia por ecka’s echo

Xochimilco en llamas

Quiero tomarme una taza de café con todo el mundo y tener una buena plática mientras pongo música en mi celular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No se han encontrado entradas.