Viajes en carretera

8 septiembre, 2018

Cuanta calma producen los árboles de corteza rojiza. 

La tierra, frutos y olores. 

La carretera y las canciones. 

Ven y atrévete a bajar, baja y atrévete a sentir el frío estremecedor en tus mejillas. Ven y dime lo que ves, dime que sientes cuando el primer rayo de Sol atraviesa tu piel. 

Ven y contempla las flores amarillas que ricas y nutridas crecen desde las entrañas de la tierra fértil que aquí habita. 

Las rocas apiladas una por una como si se tratase de la mayor expresión artística. 

Los montes y los prados juegan con el cielo creando la armonía perfecta. 

The police en la radio, mis ojos en el cielo. 

Fotografía: Stefano Majno

por

sólo viviré una vez, sólo tendré una oportunidad para aprender todo lo que pueda sobre las maravillas que me constituyen y que también están en todo lo que me rodea, en todo lo que pueden percibir mis sentidos y aún más allá, fuera del alcance de éstos... Yo no puedo vivir creyendo en algo que es meramente improbable, en algo que está en contra de lo único que es real: el universo... No puedo haber existido sin haberme conocido, sin haber tenido en mis pensamientos destellos de verdad.