Uno más para Romero

27 agosto, 2019

El jueves no me pude contener, quedé inconsolable al borde de la cama. Te necesitaba y solo tenía una imagen tuya que no expresaba nada, te echaba de menos y no sé por cuánto tiempo voy a seguir haciéndolo. No sé cuántos orgasmos voy  a dejar a medio camino en el momento que se me clave el recuerdo de tu mirada en el alma, cuando el fantasma de tus manos presione con tanta fuerza mi corazón que todo culmine en llanto.

Fotografía por Alison Scarpulla

por

Mi deporte favorito es inflar egos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *