Húmeda y a veces inhabitable

Somos nubes usadas como metáforas para interpretar la vida,
nos volveremos a ver con los mismos ojos cuando ya no sepa más a donde mirar.
Somos seres extraños y venimos de paseos galácticos tan lejanos que cargamos miles de historias desconocidas.

No dije nada y me fui.

Solo canté una canción con ella, nos la aprendimos en el camino con el cd de tu papá.
Eso fue todo, Luna.
Dejé de reconocer mi olor como propio y me la pasé años pensando que era tuyo.
ja ja ja
vaya sorpresa nos da la vida, cuando me siento sola ante el espejo y no me puedo ver.

Habríamos elegido ser mas amables, menos exigentes. Sonreír más y quejarnos menos.
Somos seres incapaces de llenar vacios porque constantemente estamos creándolos.

Quedarme sola, tocar(me) la piel, reconocer que siempre fui mía, sin importar lo que me repita mi cabeza.
Encontrar un hogar en mi, habitarme, nunca dejar de amar.

Te gustaban los detalles y a mi cortar corazones de papel.
Ya no me da risa,
ya lo he dejado ir, a todo.

De hecho cuando miro las fotos, son distantes…desconocidas, se han ido.
Sonrío, pero de esas sonrisas tan sinceras, que no recordaba cuando había sido la última vez que había sucedido.

Ahora, casi 22 años después entiendo, me entiendo.
Por primera vez, me veo, me duele, me duele mucho estirarme la piel, pellizcarme los párpados, pero me necesito.
Cuantos años llevaba necesitándome.

Fotografía por Sasha Mademuaselle

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *