Cuando yo quería…

Recuerdo lo emocionado que estaba, que estábamos, otra vez intentando, ahí con deficiencias pero limpiando nuestros destrozos del tiempo atrás.
Te iba a ver después de salir del trabajo o esos domingos en los que nunca salía porque esos ya estaban apartados para mi resaca. El verte era lo mejor.

Pero no fui suficiente, y eso lo sé porque no me dejaste, te adelantaste y te gustó mejor irte.

Verte coquetear con alguien más, en frente de mí hizo que viera las cosas como debían de verse, no te gustaba lo suficiente.
Después de ese día todo se rompió, no quisiste luchar como al menos yo trataba de hacerlo y me dejaste con la inquietud, con el enojo y me diste la espalda, otra vez verte se volvió una misión imposible.

Ahora cuando te veo ya no sé qué hago estando ahí, te veo y ya no hay comentarios nuevos, el verte es incómodo.
Sé que nos vamos a perder, lo que siempre quisimos no va a regresar por nuestra incapacidad de querer, de en realidad hacer algo por nosotros, por nuestro miedo, es más… De lo que digan los demás, porque ya me di cuenta, eso te preocupa más que nunca.
Me duele con el alma dejarte, ya no hablarte. Contigo era capaz de hablar de mí, de lo que me hacía daño.
Te deseo amor y sí, tal vez fui yo.

Fotografía por Em Bernatzky

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *