Carne cruda

Yo no conozco el amor
Nunca nos encontramos
Pudo ser un rostro entre la multitud
O un punto totalmente ciego

Sin embargo sabíamos ambos
de la existencia del uno y del otro
Llegaban a mi puerta cartas escondidas
Y la mayoría eran bien correspondidas

De igual forma escribí cuando necesité
Mas él y yo sabíamos que
las cosas no funcionan así,
porque en sí, no nos conocemos

Los versos durmieron en almohadas
bañadas en todo menos sobriedad
Del  cielo cayeron plumas de ángel
acojiendo esta necesaria soledad

Ya no le escribo
Que triste mandar una carta sin dirección
Es peor que la cerveza sin alcohol
Llaves sin puertas y viceversa

Él y yo sabemos que las cosas
no funcionan así.
Yo me resigno en el techo
Buscando que la luna proyecte su reflejo

Sucede, aunque rara vez,
cada que el tiempo abandona el reloj
Cada que el insesante colapso se desvía
de aquella estación de Villa monotonía

Tocan a mi puerta poemas libres y bellos.
No dicen nada para mí, solo los traduzco
en los besos que te doy en la espalda
En recorrer con mis manos desde tu clavícula

Hasta el dedo del pie,
ese que se te esconde

Fotografía por Patrick Liebach

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *