Ahora que no estás

22 septiembre, 2021

No ha pasado ni un solo día sin que me acuerde de ti, sin que te extrañe.

Extraño verte en el trabajo, que me des dulces por la ventana. Desde que ya no estás la clausuré, ya no se abre.

Extraño pasar y verte trabajando, y como de lejos me mandabas besos.

Extraño regresar juntos del trabajo y estar en la casa platicando.

Extraño cocinarte.

Extraño despertar y leer tus mensajes de buenos días.

Extraño tomarte de la mano y tus besos en mi frente.

Extraño ir contigo al mercado.

Extraño alimentar a los perritos de la calle. Héctor y Max también te extrañan.

Extraño pasar los domingos viendo películas contigo.

Extraño acompañarte a cortarte el cabello.

Extraño a mis gatos.

Extraño estar contigo.

Extraño la vida juntos.

Te extraño mucho.

Siempre que veo algo de Star Wars tengo el impulso de querer comprarlo. Cuando voy a comprar ropa siempre me acerco a las playeras y busco una que tal vez te gustaría, pero no la compro.

Cuando pasan Scarface en la tele, siempre deseo que estuvieras ahí viéndola conmigo.

Ahora soy yo la que le da de comer a los gatos de la planta, ya hasta les puse nombre.

Todavía hay gente que me pregunta por ti. Don Benito siempre me pide que te mande saludos.

He visto algunas veces a tu amigo Michel, todavía me saluda. Creo que ahora es mi amigo también.

Me acuerdo de ti cuando escucho ¡Qué bonito! de Rosario, recuerdo que me dijiste que era la canción favorita de tu papá.

Cuando veo el Hobbit  me acuerdo de que La Batalla de los Cinco Ejércitos era tu película  favorita, y pensándolo bien, la mía también, solo que nunca te lo dije.

Si escucho Kung Fu Fighting me hace pensar en Ciudad de Dios y en cómo podíamos ver y ver esa película.

A veces veo Libertalia, solo para saber qué hay de nuevo, y cuando lo veo me pregunto si tú todavía lo haces. Y me acuerdo como decías que flipabas de alegría.

Ya no he cocinado arroz con leche. Ya casi no como dulces.

Empecé a ver The Mandalorian, estoy segura que te hubiera gustado. Ya están las dos ultimas temporadas de Lucifer en Netflix, pero no quiero verlas, era algo muy nuestro, se que no sería lo mismo sin ti.

Ya casi no escucho Zoé, porque me hace recordarte.

Recuerdo que siempre me decías que cuando viniera Interpol a México me llevarías a verlos. ¿Adivina qué? Van a venir en mayo, pero como ya no estás, solo compre un boleto.

Quiero que sepas que cuando salió la preventa para el concierto de  Rammstein sí compré boletos, iban a ser tu regalo de cumpleaños, solo que quería que fueran sorpresa, me costó mucho trabajo conseguirlos y también que no te dieras cuenta. Ahora tendré que invitar a alguien más.

Cuando me pasa algo en el trabajo ya no tengo a quién contarle. Tú eras mi apoyo.

Desde que ya no estás no he visto los Simpson, no puedo. Me causa mucho sentimiento. También desde que ya no estás lloro a diario, cada vez un poquito menos.

Me haces falta para todo.

Pero a pesar de todo, este tiempo lejos me ha servido para darme cuenta de que ahora que no estás, aunque tengo un vacío enorme en el corazón,  ya no te quiero de vuelta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *