Genérico mío

Me dicen loco pero yo no rezo por las noches, ni veo fantasmas, ni hablo con los muertos, a mi me gusta la arquitectura de los templos, la artesanía luctuosa de las estatuas en el cementerio, las representaciones oscurantistas y el color negro. No le temo a ningún señor o ningún diablo, y no me arrodillo ante ninguna imagen. Debo estar loco seguramente, para no arrepentirme de mis «pecados» o que un semejante me absuelva de ellos con un poder imaginario. No me llames maleducado si me siento completamente incómodo en una misa, quizás tu te sientas incómodo en una charla conmigo, funciona de la misma manera. De cualquier modo siento afecto por ti humano, aunque no lo demuestre seguido, te aprecio como un similar genérico mío.

Fotografía: Luciana Giachino