(Ya sabes que hacer…)

27 marzo, 2019

Martha se cambia el nombre 3 ocasiones al mes, llena con matemáticas su anecdotario, publica fechas con punto final y logra ocultar sus pechos femeninos bajo camisas de hombre; sus pezones eran casi blancos, ya para noviembre logran estar pintados de un carmín profundo, color de altas temperaturas, resultado del roce con distintos corazones.

Para engañar a lo establecido vamos a instalarnos al final de cualquier historia, nos consumimos en la orilla de todo, y de forma permanente nos dirigimos siempre al principio, perpetuamos este intercambio de miradas, sonidos, ideas, y fantasías ocultas dentro de falsas promesas.
No me perteneces, pues mi deseo es más por ti cuando andas libre, busco sentir lo que llaman amor. Hay muchos tipos de amor, este es inspirador.

Ningún humano puede estar en el fuego, sin quedar consumido. Más tarde pudo sobrevivir; estaba sola en un barco de fuego.

 

Fotografía por Tatjana Suski? Ninkovi?

por

Mi cuerpo joven conoció tu sexo, te hice con mi sexo, fuiste buena y el anciano que soy se congeló mientras contaba historias de victorias pasadas para hacerte dormir. Macarena eres la suerte que voy a fracasar 20 veces más, quiero bordar flores a tu corazón, ahora que soy como un ciego que hace malabares con aguja, hilo y dedal.