Vivir mortificado

 

Odio al mundo y a sus delirantes habitantes. Odio a la cotidianidad y a la emergente soledad que se apropia de nosotros día tras día y nos deja cada vez más lejos el uno del otro. Odio la prisa del amanecer y los murmullos del atardecer. Estoy harto. Tengo el cuerpo lleno de llagas. El futuro me sabe amargo.

 

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *