UNO

quisiera arrancarme este ahogo,

como un mal viaje que no termina nunca,

aunque a veces el laberinto parece revelarme la salida, 

un espiral nuevo vuelve a empezar. 

 

no encuentro palabras para describir-me. 

me pierdo cuando estoy a punto de encontrarme, 

la comunicación no se me da, 

entonces elijo la poesía mediocre que me sale,

pero, es del alma. 

 

esa misma alma que a veces parece ser inexistente, 

inerte. 

 

aún no conozco del amor más puro porque aún

no logro conocer el amor propio, 

 

y no entiendo cómo es que se vive, 

pero en el transcurso de no entender

sigo viviendo, sigo creciendo y sigo muriendo.

 

Un día más, 

uno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *