Una mala anécdota.

6 julio, 2021

Di un golpe en la ventana, y mi cabeza quedo aturdida del cansancio de mi vida monótona.
Estos días algo cambió, pues ya no existe una vida normal ni hay definición de ser perfecta, y para mi mala suerte el golpe de aquella vez en mi ventana me hizo mirar hacia atrás pensando en porque la vida se esfuma, los hábitos cambian, o simplemente las personas eligen ser un recuerdo.

Y sin tener piezas de cordura todo se encerró a una sola respuesta “yo”. Así que, con todas esas cargas emocionales, dudé de mi ritmo y tan solo escapé.
Siempre tuve una vida donde creía que si todo se encontraba en su lugar sería feliz, pero tarde percibí que solo soy un enemigo publico; uno más, que siente, ama y aspira. Un pobre soñador.
Y ese rufián dejo de escribir para poder escapar, afrontando el destino que me tocaba. Le he preguntado más de una vez…

– ¿Esta vida era la que siempre soñaste?
Respondí:
– No, pero es la que tú me diste.

por

Escribir los momentos que me congelan la vida, tomar fotografías de los mejores días, porque no volverán. Me apasiona la vida natural y su humanidad me hace vibrar. Somos seres tan complejos que el mundo nos tiene miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *