Un sándwich para el desayuno

Querido ser humano, si mi corazón es un trozo de pan, haz un sándwich y devoralo.
Querida mujer que fue abandonada, levanta tus piernas y corre por ser libre.
Querido niño qué pierdo su juguete favorito, algún día volverá a ti.
Querido Napoleón, te amo, no lo olvides por favor.
Queridos amigos, nos están matando, pero no hacemos nada para detener la hemorragia.
Queridos policías, son una mierda, lo saben, pero eso se volvió parte de ustedes.
Querida estación del metro, ya no eres tan importante como solías serlo.
Querida sirena, te amo infinitamente, pero me siento muy cansada para existir.
Querido mar, un día entre tus ritos y flores, seremos uno mismo.
Querida Madre, no llores porque creas que lo hiciste mal, eres un ser de luz, tanto así que no has necesitado al sol en mucho tiempo.
Querido corazón roto, yo sé que el recuerdo hace llorar, pero va a pasar.
Querido cielo, sigue lloviendo, pero no llores.
Querido anarquista, sigue luchando contra el sistema.
Queridos abuelos, comamos una guanábana otra vez.
Querido internet, no estoy segura si me acercas o me alejas de las personas.
Querido… mundo que se está pudriendo, desmoronando, consumiendo, calentándose, pero apagándose, no te pido que resistas.

Fotografía por (aiche)

Napoleón
Autor

En ocasiones soy una heladera desenchufada y lo que está en mi interior se derrite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *