Un lenguaje muere

10 agosto, 2021

Retienes todo eso dentro que espera salir al mínimo descuido. Y lo retienes con odio, con furia y cólera. Sentimientos que usas para aplacar la evidente marea de dolor que vienes acumulando detrás de ti.

Y por un instante piensas en lo triste y en el odio que mereces tener después de tantos intentos. Recuerdas que fueron por las puras.

Luego recuerdas en breves e inevitables flashbacks de esa salida, esa broma que solo se entendía entre dos, ese lenguaje creado, esa anécdota, ese primer beso, ese día donde no paraban de reír de todo y era todo tan… tan perfecto. Te detienes y haces un inmenso esfuerzo en recordar las noches tristes, las dudas que salen a mil por hora, el secretismo y empieza nuevamente el odio que te ha permitido estar de pie en todo este tiempo -no lo sueltes porque es tu mejor herramienta.

Solo te manejas entre esas dos emociones y tratas de olvidar viendo una película, hablando con alguien, saliendo, riendo.

Una noche sin haberlo planeado resulta que salen las lágrimas una por una, el recuerdo vuelve y te culpas porque supiste tantas veces que eso no… era.

por

Escribo mal. Escribo acá solo para dejar de aburrirme de la monotonía de vivir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *