Tú a la derecha, yo a la izquierda

Uno, nueve, seis, ocho… cuento hacia arriba y para abajo y de tu espalda a tus brazos.

La vida es tan corta como para resignarse a perderte y tan dura como un rábano amargo en el desayuno.

Patético y desesperado sería alejarte y borrarte por completo de mí.

Mis días en la cama no valdrían nada y las tardes que se pueden ver aún atravesando las cortinas no llegarían más. Ni siquiera volvería a ver esa historia de Charlie Kaufman que nos puso a llorar.

Pienso en mi intento de querer verte con alguien más y fingir que no me importa, como la absurda frase de: «un dron nos espió por la ventana y no fue mi culpa».

Dije: 1-9’6-8 y quizá no entiendas lo que significo para mí.

Fotografía por Fernando Sarano

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Sección: Letras
Charly, la que conoces.

Debajo de una palmera; recostada en la parte trasera del coche, en el asiento delantero coreabas nuestra canción favorita. Sabías que era el final, ahora sabes que odio los cambios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *