Extraño verte conducir mientras me tomas de la mano, dices que no soportas más y nos vamos al callejón menos iluminado porque quieres besarme, es un escapismo, nos dirigimos a lugares que no podemos decir en voz alta, porque ellos lo sabrían, con el viento a nuestro favor estamos cayendo como las hojas en el otoño, no puedo dejar de ver tu sonrisa incluso cuando cierras los ojos y no prometes nada, no estamos atados, pero tus manos me tienen en espera, te mantendré en secreto atrapado en mi mente como un sueño, no puedes irte sin llevarte mis huellas, ya entraste al paraíso con un mapa de lugares inhabitados.