Suave azúcar

Lo primero que vi al llegar al departamento de Grecia fue el guion de Charlie Kaufman sobre 1968, una nueva visión que sería llevada al éxito por una actriz en ascenso. Lo que vi después fue la gallina aún sangrante sobre la mesa. El cuerpo del ave yacía adornado con rábanos y hojas de laurel. “Justo a tiempo” dijo Grecia mientras me apuntaba con un calibre 22. Así que vamos directo, pensé. Lástima, tenía hambre. Yo no podía usar armas, sólo mis meros miembros, eran las reglas de aquellos de las máscaras de los ojos cerrados. Caminando lentamente, cazador y presa. Después el disparo y el dolor insoportable en la rodilla. Fue cuando nos dimos cuenta de que un dron nos espiaba por la ventana.

Fotografía por DIADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *