S.M.N.

Desprendido del beso, cuelga en el labio inferior un hilo de saliva que resbala hasta la barbilla lampiña. Chupa del mentón empujando sus perlas filosas contra el músculo tierno y espera una diminuta herida, saborear entre dientes miel de la sumisión, pero no hay sangre, queda un rojo molido en carne, le excita más. Él no, sólo se duele. Él comienza a desnudarse. Él no, sólo lo observa. Él se arroja a la cama. Él no, sólo dice gracias. Él se frota el pecho. Él no, sólo se voltea. Él es superior y lo amenaza. Él sólo presiente lo oscuro y estrecho… Él abre sus piernas. Él sólo se quita el uniforme. Él lo devora todo.

Fotografía por DIADA

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *