Remolino

Sentados frente a frente me hablas de nosotros mientras observo el encuentro continuo de tus labios.

Qué injusto no poder volver a ser extraños nunca más y repetir ese primer choque entre aire frío y aire caliente que nos ha vuelto remolino indestructible.

A mi espiral infinita quédate el tiempo que quieras.

Fotografía: Anton Fadeev

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *