Refugio

10 agosto, 2021

Un cuerpo sin vida vaga a diestra y siniestra, hundido en otra súbita inconformidad.

El sentimiento lo enflaquece al instante que enuncian una simple pregunta: «¿cómo estás?».

¿Dónde se refugiará? ¿Qué sitio le concede la garantía de escabullirse de si, y desecha la angustia que infunde pensar en algún día acabar por reencontrarse?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *