Reflejo de un sueño

Había estado durmiendo fatal, con el pecho adolorido, la garganta reseca y la sensación de que intentaba librarme de algo, ¿qué será? ¿Tal vez una enfermedad?
Entre sueños me escuchaba respirar, intentando alcanzar algún sueño o dos que se escapaba por la cornisa de mi lóbulo temporal, ¿qué será? ¿Algún mal rato que intento olvidar?
Con somnolencia y el cansancio producido por las ocupaciones de la vida diaria, ayer finalmente pude dormir y me sorprendí al reconocer tu imagen.
De entre los fragmentos de puentes, algunas miradas, risas de infantes, juegos de manos, no pude olvidarte. De todas las noches que no logré dormitar, cuando finalmente lo logro apareces tú, como antes, con esa mirada dulce y el cabello al aire.
¿Por qué será? No lo logro descifrar, pero en el vaivén de este camino, con los maletines llenos y el corazón vacío, descubrí que soñar es mi único destino.
De vez en cuando dar contigo, seguir mis pasos en la arena hasta el mar y de ahí volar para por fin descansar.

Fotografía por Esben Bog-Jensen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *