Química mi amor

Hoy en clase de química, estudiamos el éter, los libros dicen que es un liquido, sin color, muy flamable, con bajo punto de ebullición, y de un sabor acre ardiente. Al finalizar la clase pensé, descubrí, que éter es un sinónimo de ti.

Describo tu estado liquido como el pequeño lugar dentro de ti en donde nunca deja de llover, ahí es donde te encuentras disperso como el agua, resbalando sobre situaciones cada vez que el vaso se inclina, y así como el éter, no  puedes mantenerte mucho tiempo en un mismo lugar porque  terminas evaporándote.

La tristeza que llevas por sombra opaca tus colores, quizá sea por que la arrastras sin siquiera notar que su gris pesa mas que todas tus sonrisas juntas.

También eres flamable, te molestas con facilidad, te irrita  cualquier  cosa que no concuerde contigo y la mayoría del tiempo explotas con el menor signo de cambio, nunca estas de acuerdo con nada,  tal vez siempre fuiste así y nunca lo note.

A lo que iba.

Tu punto de ebullición, lo defino como pasión, las emociones que proyectas y para mi mala suerte querido, es bajo. No sientes gran interés por nada, no tienes reacción alguna ante un beso o un abrazo, la palabra fan no te va, una vez mas eres gris.

Creo que tu sabor si es acre, por que tu comportamiento suele ser áspero y aunque  tus sentimientos son amargos, tu personalidad sigue siendo desabrida.

Por ultimo, ¿sabor ardiente?, ¡claro que si!, sino ¿por que crees que estoy enamorada de ti?.

Te preguntaras de donde saco todo esto o tal vez hasta pienses que estoy loca, pero puedo asegurarte que no es así, tranquilo, solo es Química mi amor.

Fotografía por Juan Camillo Garza

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *