¿Quiénes son los santos olvidados?

Nadie que en realidad importe.

Pues, nunca se ha conocido a uno de esos seres.

Todos son mimos, con las manos quietas.


Ni uno solo existe ya, todos sin excepción son cadáveres,

que cimientan los años venideros.


Entonces, ¿Por qué habría de importar quienes son?

Si ya sus nombres son un susurro,

si sus rostros el de nadie, y sus causas las perdidas.

Fotografía por Martin Canova

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.