Quemar las naves

11 abril, 2020

Quería decirte que ha sido muy difícil para mí ver cómo nos convertimos en extraños, y más difícil que eso ha sido tener plena consciencia de que ya jamás podrá ser de otra manera. Nos hicimos tanto daño. De tantas maneras. A veces me asquea pensar en nuestra ‘relación’, pensar en mí cuando ‘estaba’ contigo. Recordar todo lo que permití todavía me provoca tanta ansiedad que me dan ganas de vomitar. Y aún así con todo y con tanto sigue siendo difícil para mí cerrar el círculo, decirle adiós al cómplice y mejor amigo, dar ese paso justo al otro lado, saber que no te volveré a hablar o ver. Acostumbrarme a un mundo en el que ya jamás me acompañarás.

Qué ironía que así se sienta sanar.

Fotografía por Magnus Jorgensen

por

Escribir bien lo mediocre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *