No sabes cuánto me haces falta.
Ojalá nos encontráramos en los días en que apenas íbamos coqueteando, cuando dijiste:
¿Ya te vas a poner las pilas?, en el cine. O cuando estaba temblando en aquella estación del metrobús porque iba a suceder nuestro primer beso…
Sólo deseo que puedas sentir lo que dices, odio sentirme así, odio que seas así y ahora si, como dicen por ahí en una película:
“odio que no pueda odiarte, ni aunque sea un poco lo he de intentar”.
Lo único que pienso es en lo mucho que te voy a extrañar y estoy segura que nadie en tu vida te va a amar como yo lo hice desde que te vi entrar.

Fotografía por Wang Wei.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *