Distancia de rescate

El campo ha cambiado frente a nuestros ojos sin que nadie se diera cuenta. Y quizá no se trate solo de sequías y herbicidas, quizá se trate del hilo vital y filoso que nos ata a nuestros hijos, y del veneno que echamos sobre ellos. Nada es un cliché cuando finalmente sucede.

Autor: Samanta Schweblin
Año:
2014

De venta en Polilla Librería.


«Terminé la historia anoche y todavía estoy magníficamente inestable.» ★★★★★
–Lark Benobi

«Freaky. Como la chingada. Con solo 150 páginas en letra grande, esto probablemente debería leerse de una sola vez para obtener el máximo efecto, el hechizo no debería romperse (lo leí casi todo anoche y lo terminé hace un momento).» ★★★★☆
–Jack Tripper

«Si quieres leer una novela corta y pensar qué diablos leí, entonces tienes que leer esta.» ★★☆☆☆
–Laura Gómez


Si ya leíste el libro, comparte tu perspectiva en una sola frase (no más de 148 caracteres, como en Twitter) y califícalo del 1 al 5. Llena el siguiente cuestionario:

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Sección: Libros

Lo que no mata no sirve para nada. El lobo que no se come al cordero no entiende su naturaleza de lobo. El cordero que no se deja comer no entiende tampoco su naturaleza de cordero. A Darío Bracho no le gustan los lobos ni los corderos porque no sabe si irle a unos u otros. Lo que sí sabe es que el le gusta el vino tinto y el chocolate. También le gusta el cine, el viejo, el de Antonioni y Bergman aunque sabe perfecto que ya nadie ve esas películas. Nació en la Ciudad de México cerca de Tlatelolco. Tlatelolco le gusta mucho y cada vez que truena con alguien va a emborracharse a las calles de la colonia Guerrero pensando en Saúl Hernández de Caifanes. Sí él, salió, porque uno no va a salir. Leyó a Rulfo y le gusta. Leyó a Octavio Paz y no le gusta. Le gusta Facundo Cabral y las muchachas en abril. También, por su puesto, la María en el trigal. Sabe que “La estaca” es una canción española y que hay que sacarla para liberar el coche. Con eso basta. Podría cumplir, cincuenta años, qué más da, como el personaje del poema “Límites” de Borges. Podría salir con cualquiera. Es trovador y licenciado. Le gusta romper piñatas.