Poemas

8 octubre, 2019

Ocaso

Eres  parte de mi.

 

Cae el día sobre tu nombre,

como un Rocío seco

que huye de la oscuridad,

uno que se esconde entre el follaje.

 

Eres la nube con siluetas de tiempo,

el paisaje preso que forma la tarde.

El horizonte resignado a no ser mar.

 

Estamos solos

y no hay lugar en mí.

 

El atardecer nos convirtió en uno.

Tus ojos se hacen de noche

bajo el sereno,

y estás de gris otra vez.

 

Nocturno

I

Persistes en los detalles

de esta habitación.

Te aferras a la música 

de sus colores,

 a la luz de las ventanas.

II

Ser es guardarte 

poco a poco

hasta que existas

en el margen del silencio.

 

Fotografía por Martin Canova

por

Mario Alberto Santoyo León, Guanajuato, México 2002. Ha sido publicado en Revistas Nacionales e Internacionales, así como en diversas antologías de poemas. Primer lugar en el premio de poesía de la universidad iberoamericana y miembro del Fondo para las Letras Guanajuatenses con josé Kozer como asesor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *