Plantas, frases y recuerdos

5 marzo, 2021

Un oasis se abre frente a ti. Y te protege del continuo bombardeo de mensajes del entorno digital en el que vivimos. Palabra, pintura y flor construyen este jardín imaginario, que debes hacer tuyo. En él puedes reflejarte como si de un espejo se tratara. 8 lienzos de gran tamaño y proporción digital (en concreto la proporción de pantalla del móvil) crean dos espacios separados. En ellos, los aforismos lanzan cuestiones al aire que bien pudieran ser familiares a cualquiera de nosotros. Todo esto se entrelaza con flores y plantas, haciendo complicada su lectura, obligándote a detenerte frente a cada una de ellas.

Tanto las flores como los aforismos funcionan como vehículo libre de significado para cada persona que las lea. Flor y frase comparten una frontera no tan delimitada. Ambas se entrelazan, nos detienen y nos hacen mirar de una forma más sosegada y despreocupada. Al igual que cargamos las flores de recuerdos, ideas y memoria, los aforismos nos permiten volcar un significado propio sobre sí mismos.

Por ello, las flores que vas a ver en las pinturas no son elegidas al azar. Desde hace siglos, las flores se han convertido en símbolos ambiguos y flexibles. Los egipcios usaron las mismas flores tanto para rituales mortuorios como para momentos de celebración. En concreto, hoja de laurel, olivo, amapola o girasol eran comúnmente usadas para cualquier tipo de ocasión. Así se convierten en recipientes de emociones, intenciones o recuerdos. Digamos que cada situación o persona se apropia de ellas. Tal y como quiero que los visitantes se apropien de mis pinturas. Y así es como se construye ese oasis del que hablaba. Desde el terreno personal y formado por plantas, frases y recuerdos. Todos en un mismo plano.

Esto me hace pensar también en la figura del artista como autor definitivo. En este caso, ¿No termina la obra en cada espectador? Mi alcance es limitado, y es precisamente la articulación de recuerdos y sentimientos de cada persona lo que completa cada una de estas piezas.

En esta obra busco que los pasos sean fáciles de comprender. Que veas mis piezas como decían decían Fischli y Weiss: ‘Como los adornos de un árbol de Navidad, no los necesitas pero te ponen de buen humor’


Esto es parte de una serie de láminas que hice a comienzos de la pandemia. Se llamaban x500mxn, y se trataba de obras de arte de fácil adquisición dónde todo lo recaudado se dió a un puesto de tacos. La pandemia iba a disminuir el tráfico de clientes que acostumbraba a tener, por lo que intenté generar un diálogo de ayuda mutua. Donde el puesto de tacos recibía dinero y la gente podía comprar una pieza de arte por 500 pesos, ayudando a alguien que en ese momento lo necesitaba.


Prácticamente la primera cosa que he pintado en mi vida. Vine a México con la intención de desentenderme un poco del diseño gráfico, en busca de un marco más artístico. Esta pieza es una referencia super clara a Stefan Marx, artista alemán que me ayudó mucho a poder dar el paso. Al empezar a pintar y usar la escritura de una forma más cercana al arte, me fijé en él. Copiando su escritura desvaída y juguetona, sentí que siguiera la estela de otro barco haciéndome más fácil el viaje. Toda esta serie de tickets y frases se llama Copying Stefan Marx as a Way to Legitimize May Art.

por

Vive y trabaja entre Madrid y Ciudad de México La obra de Ferreira se ubica en un lugar problemático y complejo para el arte contemporáneo. En su obra se vuelve presente una preocupación por composiciones indeterminadas pero a la vez explicativas, lo cual devela su formación como diseñador gráfico. Sin embargo, este entramado entre una textualidad ambigua y dibujos aparentemente espontáneos, revelan complejidades que se centran en un uso casi terapéutico del arte. Los ejercicios de Ferreira giran alrededor de una exploración filosófica del lenguaje y los medios que éste encuentra a través de procesos completamente personales y emocionales, que bien pueden ser compartidos por distintas subjetividades que se apropian de éstos. Ferreira ha trabajado con distintos medios, que van desde el land art y la instalación hasta el dibujo y la escritura. Su obra es un ejercicio terapéutico, a sea pausado o compulsivo, que lleva a una exploración del lenguaje como material y problema filosófico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *