Piquito

Cuando era pequeña y enfermaba, mamá era la que siempre me cuidaba. Ella siempre llegaba con todo el amor del mundo y me  preguntaba: ¿Qué tiene mi niña? ¿Por que ese piquito?.

Recuerdo que una vez enfermaste, tuviste fiebre 2 días seguidos y no pudiste venir a trabajar. Me preocupe tanto que saliendo de la oficina fui directamente a tu casa para ver en que podía ayudarte.

Cuando llegue aun tenias bastante fiebre, y no habías comido nada en todo el día. Te di medicamento esperando que te hiciera sentir mejor.

Mientras esperaba a que hiciera efecto la medicina, me dirigí a la cocina para prepararte algo de comer. Estuve cocinando  unos 15 minutos, y me preocupó que no hicieras ruido alguno, así que fui a la habitación a ver si todo estaba bien o si ya te habías quedado dormido, pero no,  estabas ahí,  en pijama, acostado, temblando de frio. Recuerdo que me acerque a ti y ( como mi mamá) te pregunte:¿Que tiene mi niño? ¿Por que ese piquito?. Volteaste, me miraste y te pusiste a llorar, realmente te sentías muy mal. Yo lo único que hice fue abrazarte para hacerte saber que estaba ahí, tal y como lo hacia mi  madre conmigo. Y con el mismo amor, me quede ahí hasta que la fiebre cedió.

Después de ese día empezaste a llamarme Piquito, era raro pero lindo, porque solo los dos sabíamos a que nos referíamos, se volvió algo muy nuestro. Con el tiempo pase de ser Piquito en la forma mas romántica, a Pico cuando estabas molesto. Después fue Picoreta, cuando querías jugar y bromear. Siempre que querías un beso, me decías muy sonriente: Dame un pico.

Había olvidado todo eso, hasta hoy que me estaba preparando para dormir,  mi mamá entro a mi habitación, se acerco a mi cama, se sentó junto a mi, y me dijo: ¿Todavía no te duermes piquito? Inmediatamente me acorde de ti y se me llenaron los ojos de lagrimas, no supe que hacer.

Confieso que todos los días son difíciles desde que ya no estas. Te recuerdo en las canciones de Siddhartha que Spotify se empeña en repetir, estas en el camino a casa cuando me encuentro sola y ya nadie me toma de la mano. Cuando voy al supermercado y ya no tengo  quien lleve la cuenta de las compras. Cuando veo algo referente a Star wars. O cuando estoy viendo Los Simpson y entiendo perfectamente las referencias, hasta me sé todos los diálogos. Ya no estas para alimentar a los gatos, así que ahora soy yo quien les trae comida.

Por que al final sé que siempre habrá algo de ti en todas las cosas.

Pero hoy, hoy me doliste un piquito más.

Susy Salda

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *