Parangacutirimicuaro

1 julio, 2018

Ya hace cómo que te gustan, unos 3 años desde que rompí con la Romis y pues dije ta bien, ya es hora de salir con alguien más. Conocí a la Laura una morra centrada, buen pedo y guapísima. Después de 8 meses saliendo, decidimos ir a vivir juntos. La primera semana nos la pasamos comiendo fuera de la casa y me dio una pinche infección bien cabrona en el estómago con su respectiva buena dosis de diarrea. Para eso el pinche SAPA tenía un problema con unos sapos atorados en nuestras tuberías y no había agua. La Lau se la fletó bien cabrón, yo muriéndome. Una noche de esas, me levanté a cagar, dejé ahí mi premio y me regresé a dormir. Al rato me despertaron unos ruidos medio extraños, la Lau no estaba en la cama. Me asomé al pasillo y vi la luz del baño prendida, fui hacia el con la intención de asustar a mi mujer ¡cual sorpresa y vómito me llevé al ver a Laura sentada al lado del escusado, una cuchara sopera y su cara achocolatada!

Fotografía: Anton Fadeev

por

Le caigo bien a los vagabundos, pero luego no me los puedo quitar de encima.