No puedo dejar de verte

Eres el contraste de todo lo malo,
presa de mis pensamientos,
te colgaste de mi cerebro.

Después de fumarnos un porro,
perdiste la elocuencia,
me sacaste las metáforas,
no pudiste resistir.

Te deslizaste por mi columna vertebral,
me clavaste los colmillos,
me mordiste una nalga.

Esto es una locura.
No puedo dejar de verte.

Fotografía por Michel Nguie

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *