No me gusta

No me gusta mi historia contigo, esta historia que se repite una y otra vez, esta historia que mis amigos se saben de memoria, estamos bien, estamos mal, no estamos, regresamos, volvemos a estar bien… y bueno, ya sabes.

No me gusta que me hagas sentir que estás cuando no es así. Te tengo solo a veces, cuando tú quieres estar, no cuando yo quiero que estés, cuando necesito que estés, que es siempre y no de ratos. Esa sensación de tenerte y no, me mata, me decepciona. Yo estoy, cuando tú quieres que esté, sin titubeos, sin pretextos, yo no tengo excusas tontas para ti.

No me gustan tus mentiras, ni hacerme la que te creo cuando yo sé que mientes. Todas tus mentiras, tus metidas de pata que solo son un reflejo de tus pésimas decisiones, de tu fiesta interminable, de todo lo malo que haces y la forma en que siempre quieres taparlo para que según tú no me entere de todas las estupideces que haces, pero amor por favor, no nací ayer, de ti ya no creo ni los buenos días.

No me gustan tus promesas que nunca se vuelven realidad. Falsas promesas como falsos sentimientos, eres tan egoísta, siempre me dices que quieres cambiar, lo haces un tiempo pero después sigues siendo el mismo y a veces peor. Pero ya no es tu culpa, ya es la mía por prometer que me voy y me quedo porque tengo ganas de que por una vez todo sea verdad.

Siempre que trato de alejarme de ti, tú te encargas de que no pase, de que regrese contigo, de que siga aferrándome a ti.

No me gustan tus mensajes bonitos, esos que me mandas solo para ver si sigo estando para cuando tú quieras, ni me gustan mis respuestas instantáneas para que veas que sí, ahí sigo. Odio tus mensajes de madrugada que delatan tu culpabilidad, esos que me confirman que hiciste algo malo en tus noches de fiesta, siempre anticipándome a las malas noticias.

No me gustan nuestras peleas porque en realidad ya no tengo mucho que decir, repetir la misma cantaleta ya me aburrió, tratar de señalar tus errores es imposible, tú nunca estas mal, tú nunca la cagas, siempre es la demás gente, pero tú nunca, me estoy dando por vencida con nosotros.

No me gusta seguir contigo, porque sé que no vamos a ningún lado. No vale la pena seguir contigo solo por algunos momentos de felicidad, me tengo que repetir eso hasta creérmelo y poder irme de ti, y aunque tengo mil razones para irme tú siempre me das una razón para  quedarme.

No me gusta quererte porque tu “amor” me ha roto de muchas  maneras. Mi amor no te alcanza, no es suficiente y que ironía porque aunque sé que no me gusta tu amor para mí a veces un beso es más que suficiente.

Fotografía por perezful

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *