No creemos en las reglas

Esta sería la película más ambiciosa de Charlie Kaufman: una adaptación de la historia de William S. Burroughs y su esposa viviendo en la Ciudad de México por un lado y, por otro, su vida juntos en un universo paralelo en el futuro. Esos años de Burroughs en México sólo pueden entenderse como un augurio de lo que pasaría en 1968 en nuestro país.

En el capítulo del pasado, siendo beatniks, comíamos birria con rábano. En el capítulo del futuro, sólo una frase del libreto causó el suficiente impacto como para que la recordara:

Un dron nos espió por la ventana.

Nos enamoramos como normalmente sucede entre los actores, más nuestra historia no era de amor. Al terminar de filmar cada quien siguió su camino

Fotografía por Thomas Listl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *