No aún

15 abril, 2021

Es interesante crecer,
cambiar de rumbo,
verte al espejo,
encontrar y encontrando
darte cuenta
que también has perdido;
conocer y desconocer
a ti o a quien no le pierdes rastro.
Te sorprendes, te confundes,
dejar ir y que duela,
dejar ir y sanar,
dejar ir y alcanzarlo,
traerlo de vuelta,
agarrar memorias,
cargarlas
por mero gusto,
adornarlas,
agarrar de donde te puedas sostener,
lo que aguante tu pesar,
o resbalar y caer en el intento
de echarle más a la balanza
y la impotencia parece mal chiste.
Agarrar también y, ¿por qué no?
de favorita una canción
un olor,
un ritmo,
a ti,
la calidez de tu besar
o la grandeza de tu fallo,
luego el susto, luego la risa,
luego el placer, luego el disgusto,
una guerra constante
que tiene victorias temporales,
caes en cuenta de lo minúsculo de tu ser,
la desesperación
de saberte nulo,
de creerte poco,
de nunca ser algo,
de ser pero no lo que quieres,
ser lo que quieres, luego querer ser otro;
de no conocerlo todo
y quererlo al instante
o no quererlo
jamás.
Me enfrenta
la belleza de un tocar, de tu tocar,
luego el miedo,
la belleza de nuevo
de la voracidad de un te amo,
luego el miedo,
la belleza nuevamente
de verte sobre la almohada,
luego el miedo te encuentra débil,
pero la belleza sin permiso vuelve,
succiona lo atroz,
lo áspero,
pero luego el miedo.
No dejas de tener miedo.
Pero, la belleza te toma de la mano
y me pasea por tu espalda,
por la vibración de tu voz,
luego el miedo,
pero luego lo fuerte de tus gestos,
lo deseable de tu piel.
Siento el dominio del temor
cuando me aterriza el sentido
y le corro en contra,
tomo atajos
que no llevan a ningún lado.
Sonrío.
Amo.
Te amo.
Te amo hasta agotar,
disfruto,
disfruto aquí y allá,
en ti y en mi,
en ambos,
lo que sólo en nosotros encontramos
porque no hay más,
porque no pienso en querer nada más,
nadie más.
Pero,
con brusquedad me come el pavor de
aceptar en lo absoluto
que de un día a otro
deje yo de ser lo que tu quieres.
Se acabe.
¿Y luego qué?
Y luego todo,
pero en diferente son.
Uno que no sé bailar.

Aún.

Fotografía por Edie Sunday.

por

Me persigue mi pasión por escribir pero mi mente me bloquea a perseguirlo de vuelta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *